¿Por qué es importante la formación en metodologías de innovación en entornos de emprendimiento social?

Seis nuevos emprendedores de impacto en el ámbito de la salud comienzan a trabajar en Emprende inHealth 2018
22 mayo, 2018
Up Devices: la startup que mejora la calidad de vida de pacientes ostomizados
19 julio, 2018

¿Por qué es importante la formación en metodologías de innovación en entornos de emprendimiento social?

Es incuestionable que las metodologías de innovación son herramientas clave para todo proyecto emprendedor, pero ¿qué metodologías tienen mayor relevancia para los emprendedores de impacto social?

Hemos entrevistado a Ana Méndez de Andés y Julia López Varela, co-directoras académicas del curso Design Thinking para la transformación social de h2i Institute, y ellas apuestan por metodologías con un enfoque en las personas, aquellas que convierten al usuario en la clave sobre la que apoyar la toma de decisiones al diseñar productos y servicios, como es la herramienta Design Thinking.

Aquí os dejamos la entrevista en la que hablamos con Ana y Julia de innovación social, de formación para la transformación social y de la metodología Design Thinking.

 

Julia López Varela

¿Cómo nos podemos servir de la innovación como herramienta de transformación social?

En tanto que la innovación se basa en la existencia de nuevas ideas, proyectos, marcos de análisis y paradigmas sociales, podríamos decir que no existe innovación que no se base en la transformación de las condiciones existentes. Sin embargo, no todas las transformaciones se producen en las mismas condiciones, o con idénticos valores.

A través de la identificación y desarrollo de dinámicas de colaboración y producción que están ya, de hecho, transformando la sociedad, la innovación social puede ayudar a producir entornos más democráticos, equitativos y justos.

¿Cuál es la situación de nuestro país con respecto a la aplicación de metodologías de innovación social?

La innovación social en nuestro país viene pisando fuerte desde hace más de una década, iniciativas de toda índole, desde tecnológicas hasta científicas, vienen abriéndose hueco mucho más rápido y con mucho más impacto de lo que las estructuras ortodoxas pensaban.

La aplicación de metodologías para la innovación está obedeciendo cada vez más a una aplicación rigurosa de procesos comprobados e iterados, pero no es necesariamente gracias a la aplicación de herramientas o metodologías que se potencia la innovación social. Pensar en mejorar nuestros ecosistemas, los procesos, los servicios y los productos que nos rodean redundando en una mejora social y medioambiental siempre ha formado parte de las inquietudes de muchas personas, pero es cierto que hoy en día debido a una conjunción de factores  se ha impulsado más su desarrollo recientemente. Al fin y al cabo la innovación social busca encontrar soluciones potentes a los retos sociales.

Ana Méndez de Andés

¿Cuál creéis que es el mayor reto con el que se encuentran aquellas personas que quieren ser agentes de cambio y deciden emprender?

Desgraciadamente, los mayores retos suelen ser limitaciones sobre la factibilidad de la implementación o desarrollo de los proyectos; es decir: financiación, cuestiones económicas, precarización de los entornos de los emprendedores sociales, imposibilidad de acceder a las personas que toman “grandes” decisiones etc.

Además, es poco frecuente que el impacto social positivo que pueda generar una innovación de esta índole esté bien medido y bien comunicado, y para ser un agente de cambio es indispensable explicar el efecto positivo que tendrá el proyecto en la sociedad.

¿Por qué es importante la formación en el campo de la innovación social?

Aunque se pueden encontrar agentes implicados en la innovación social en múltiples áreas, provenientes de distintos campos del conocimiento, la formación específica permite adquirir las herramientas que permiten un mejor diseño estratégico, evaluar las distintas necesidades del proyecto desde la comunicación a la gestión de recursos materiales e inmateriales, la aplicación de metodologías, etc.

Este tipo de formación no busca la creación de figuras “expertas” que puedan dirigir procesos sino figuras “catalizadoras” que sean capaces de dinamizar, coordinar y promoverlos.

¿Qué es el Design Thinking y por qué esta metodología es tan popular en entornos de innovación?

h2i institute fue la primera escuela en España dedicada exclusivamente a dar a conocer las metodologías, conceptos y herramientas de la innovación centrada en las personas (Human Centered Innvation), entre ellas el Design Thinking.

Se trata de una metodología central de innovación que pone el foco en el diseño centrado en el usuario. Es un proceso de innovación centrado en el ser humano que se nutre de herramientas de diseño para integrar las necesidades de las personas, las posibilidades de la tecnología y los requisitos para el éxito empresarial. Es una práctica popular y habitual en organizaciones innovadoras puesto que su objetivo es la resolución creativa de problemas.

El Design Thinking identifica e investiga aspectos conocidos pero ambiguos de una situación actual (de un producto, servicio, sistema, organización, proceso…) para descubrir parámetros y conjuntos de soluciones alternativas que conduzcan a propuestas satisfactorias.

Debido a que se trata de un proceso iterativo, las soluciones intermedias son potenciales puntos de partida de caminos alternativos, lo que permite la redefinición del problema inicial, en un proceso de coevolución del problema y la solución.

Contadnos un ejemplo de innovación social que soláis compartir con vuestros alumnos como caso de referencia.

Uno de los casos más paradigmáticos, que se puede consultar en catálogo de Urbanacción editado por Ana Méndez de Andés y publicado por La Casa Encendida con licencia Creative Commons, es el de la red de huertos comunitarios de la ciudad de Nueva York. Un proceso que comenzó con las Green Guerrillas que en 1973 creó su primer jardín en el LowerEast Side de Manhattan en un solar vacío y abandonado.

Los voluntarios de estas “guerrillas verdes” desarrollaron durante más de una década distintos tipos de acciones, talleres y manuales de uso que ayudaron a desarrollar más de 750 solares en toda la ciudad. Esta red de espacios recuperados se formalizó en 1978 a través de Green Thumb, entidad que ha conseguido la consolidación de estos espacios y su protección por parte de las instituciones públicas.

 

Consulta aquí toda la información sobre el curso de Design Thinking para la transformación social, así como la oferta de los cursos de verano de h2i Intitute.