Diferencias entre aceleradora e incubadora

23 junio, 2021
Emprendimiento de impacto

Cuando decides emprender, tu cabeza se llena de dudas. Es normal. Eso no significa que tu idea de negocio sea mala o que no estés preparada/o para emprender. Simplemente es que muchas personas necesitan ese empujón que les falta para dar el gran paso de emprender.

Hoy en día, para poner en marcha un negocio, ya no es necesario que un emprendedor o emprendedora tenga muchos recursos o un amplio conocimiento del mercado. Las incubadoras y aceleradoras de negocios pueden ayudarte a reforzar las áreas en las que tienes carencias. Si tu idea es creativa y disruptiva y además llama la atención de este tipo de organizaciones, te ayudarán a obtener los recursos necesarios para poner en marcha tu idea e impulsar tu proyecto.

Es muy común que surjan dudas sobre qué son y qué hacen las incubadoras y aceleradoras. Por eso, hoy te contamos las diferencias entre aceleradora e incubadora de negocios, para que sepas qué asesoramiento es el indicado para tu negocio.

¿Qué es una incubadora de empresas y qué hace?

Cuando un proyecto está encaminado a convertirse en empresa, puedes pasar por dos fases. Primero, una primera fase de incubación y después, la aceleración. En este orden.

Una incubadora de negocio es una empresa u organización cuya misión es buscar startups que posean cierto potencial y conseguir sacarlas al mercado. La idea es que los expertos y asesores de la incubadora, trabajen conjuntamente junto con los CEOs de las startups para que los proyectos tomen forma.

En general, un proceso de incubación de una empresa tendrá que pasar por tres pasos:

Pre-incubación

En esta primera etapa, cuya duración suele ser de seis meses, se busca definir el modelo de negocio y orientar al emprendedor para desarrollar su proyecto. Esto es, el público objetivo al que va a ir dirigida la empresa, los objetivos a corto y largo plazo o los recursos necesarios, entre otras cosas. Se trata de crear un plan estratégico o plan de negocio, que la startup debe seguir para ponerse en marcha.

Incubación

Normalmente, a lo largo de un año o año y medio, la incubadora de empresas realiza un seguimiento al plan de negocio que se diseñó en un principio para seguir su evolución. En el caso de que la evolución sea favorable y la idea de negocio vaya por buen camino, en esta fase se puede incluso crear departamentos según las distintas tareas necesarias.

Post-incubación

En el largo plazo, es decir, a partir del año de vida del proyecto de negocio, la incubadora de empresas sigue la evolución del negocio para comprobar que va por buen camino, que sigue creciendo y que las posibilidades de expansión a medio y largo plazo han aumentado. En esta fase también se pueden realizar cambios o mejoras de la estrategia de negocio.

Por tanto, podemos decir que las incubadoras dan impulso a la primera fase de un negocio emprendedor.

¿Qué son y qué hacen las aceleradoras de empresas?

Por su lado, las aceleradoras tienen el objetivo de acelerar un proyecto que ya está en desarrollo para que obtenga beneficios reales. Las aceleradoras de empresas utilizan técnicas que agilizan las acciones necesarias para que una idea se transforme en ingresos.

Una de las figuras que existen en las aceleradoras son los mentores. Estos, son profesionales que suponen el principal apoyo para las startups y dan apoyo para ampliar la red de contactos o conseguir nuevos inversores.

¿Cuáles son las diferencias entre incubadoras y aceleradoras de empresas?

Una vez que hemos definido cada concepto por separado, vamos a enumerar las principales diferencias entre ambos.

La principal diferencia es que las incubadoras ayudan a sacar al mercado ideas de negocio y las aceleradoras dan soporte y ayuda a proyectos que ya se encuentran en desarrollo. Por eso, las incubadoras trabajan en conjunto con la startup desde sus inicios, o como también se denomina, estado de semilla, para darle forma y que su salida al mercado sea un éxito. Una vez que el negocio ya ha sido lanzado, es papel de la aceleradora con el objetivo de “acelerar” el proyecto y contribuir a la obtención de beneficios para que sea rentable a medio y largo plazo.

Por otro lado, en cuanto al crecimiento del proyecto, las aceleradoras buscan un crecimiento rápido, mientras que las incubadoras lo realizan de forma natural. La misión de las aceleradoras es lograr tasas de crecimiento elevadas en un corto plazo de tiempo para asegurar la supervivencia de la empresa en sus primeros años de vida.

Por otro lado, las incubadoras pueden proporcionar espacio físico donde la nueva empresa trabajará y que funcionará como sede hasta que pueda desvincularse de la incubadora. Sin embargo, las aceleradoras no proporcionan este espacio.

¿Cuál es la mejor opción?

Como ves, en función del estado en el que se encuentra tu negocio, necesitarás la colaboración de una incubadora o de una aceleradora. Si tienes una idea de negocio innovadora pero no sabes por dónde empezar, la mejor opción es que acudas a una incubadora. Si por el contrario tu negocio ya tiene forma y lo que quieres es impulsar o acelerar el negocio para que sea rentable en poco tiempo, en una aceleradora te podrán asesorar.

Las incubadoras y aceleradoras son una herramienta más que te pueden ayudar a dar forma a una idea de negocio y conseguir sacarla al mercado. En UnLimited Spain apoyamos a la base del tejido empresarial acelerando a emprendedores de impacto social o ambiental.

Si tienes una idea de negocio y quieres darle un sentido más social y respetuoso con el entorno, ponte en contacto con nosotros. Desde UnLimited Spain te ayudaremos.

Te puede interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de nuestra web. Si continúas navegando aceptas su uso, puedes encontrar más información en la página Política de privacidad.
Aceptar