Propósito empresarial, ¿Cómo se define?

19 agosto, 2021
Innovación

A medida que las empresas y organizaciones han ido evolucionando, han ido incorporando en su gestión conceptos como misión, valores y propósito empresarial.

Si bien hace años el único objetivo empresarial era obtener beneficios económicos y maximizar la rentabilidad, en la actualidad ya no tiene cabida ese concepto.

El nuevo desafío para las empresas no sólo consiste en ser rentable o en conseguir resultados económicos. Ahora se trata de pensar en cuál es la razón de ser de la empresa, cuál es su compromiso con la sociedad y de qué manera genera valor para sus públicos de interés. Es decir, definir su propósito.

¿Qué se entiende por propósito empresarial?

En 2018, Larry Fink – presidente y CEO de BlackRock -, escribió en su carta anual dirigida a los CEOs que “la sociedad exige que las organizaciones, públicas o privadas, cuenten con un propósito empresarial”.

Dos años después, la asociación Business Roundtable redefinió el propósito de una organización como la forma en que las empresas y organizaciones dirigen sus esfuerzos no sólo a los accionistas, sino también a todos los grupos de interés de una empresa, también conocidos como stakeholders.

El pasado año, en el Foro Económico Mundial de 2020, el propósito y la ética empresarial fueron temas centrales. Además, Deloitte define una empresa con propósito como aquella organización que no solo habla de sí misma, sino que integra el significado en todos los aspectos del trabajo de todos los días y que tiene claro por qué existe. 

Habiendo contextualizado el concepto de propósito empresarial, nos hacemos una idea de a qué hace referencia. El propósito empresarial se relaciona con el para qué existe la empresa y el valor que esta genera para la sociedad, y debe estar muy integrado con la estrategia de la empresa. Implica que las organizaciones sean coherentes con sus misión, con sus creencias y valores, y que sean transparentes, pero es mucho más que eso. El propósito empresarial va más allá de que una empresa cuente con acciones de responsabilidad social. Incluye, por ejemplo, un liderazgo más inspirador en vez de autoritario y, un sentido de trascendencia más allá del dinero. Es evidente un cambio profundo en las funciones corporativas, a las que se les exige que generen bienestar para la sociedad y para los trabajadores.

Así lo afirmó KPMG en 2017, “el propósito de las empresas no solo determinará su posición para mejorar el mundo, sino que permitirá a sus trabajadores sentirse orgullosos e identificados con su lugar de trabajo”.

¿Cómo es una empresa con propósito?

El concepto de propósito empresarial refleja una idea cada vez más extendida: las empresas no sólo deben buscar ganancias monetarias o beneficios económicos, sino que también deben ser responsables con las consecuencias y el impacto global que generan sus actividades.

Un propósito empresarial, concebido como una palanca de cambio para la transformación corporativa, mejora la capacidad empresarial de adelantarse a las disrupciones de nuestra época. La incertidumbre cobra un valor real en las empresas, es ya una variable más a tener en cuenta. El propósito corporativo es una capacidad de las empresas para crear valor compartido para la sociedad.

Pero el propósito empresarial no es algo aislado. Tiene que estar vinculado al modelo de negocio, servir de guía a la estrategia de futuro de la empresa, guiar también sus decisiones empresariales y para la sociedad. Debe activarse y ser motor de los valores, la cultura y el liderazgo de la organización. El propósito corporativo es más que un eslogan o una estrategia de marketing. Debe ser disruptivo y desafiante con los problemas que acontecen, y debe ser coherente con en el core del negocio. 

Innovación social, colaboración y Agenda 2030 como impulsores del propósito corporativo

Según la definición de la Comisión Europea, la innovación social consiste en encontrar nuevas formas de satisfacer las necesidades sociales que no están cubiertas por el mercado. Quizás sea necesario ir más allá y decir que la innovación social tiene que producir cambios en el comportamiento de todos los miembros de la sociedad, con el objetivo de resolver los desafíos sociales y ambientales, generando nuevos modelos de colaboración y capacitando a los ciudadanos para tomar acción.

Uno de los pilares del propósito empresarial es la confianza. La lealtad y el compromiso de una empresa depende de cómo las personas que forman parte de ella, integran en su vida y su cotidianidad, el propósito. 

Las colaboraciones entre entidades y personas con objetivos compartidos surgen de hablar un mismo lenguaje común y adaptarse unos a los otros para conseguir un mismo objetivo. La era de la competitividad y el enfrentamiento ha dejado paso a una era con más sentido, donde quienes tienen los mismos propósitos no duden en unir fuerzas para conseguir mejorar el entorno en el que operan.

En la actualidad, si cualquier empresa busca tener un propósito, el primer paso para incorporarlo a su gestión es alinear sus estrategias con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Estos objetivos son un punto de partida ideal para que las empresas decidan cómo hacer explícito el propósito y concretar acciones para generar impacto.

Ahora bien, la transición de las empresas hacia la sostenibilidad, innovación social o la integración de un propósito empresarial, pasa por incorporar un liderazgo más holístico y una cultura empresarial abierta a la colaboración o co-creación. Para conseguirlo, una forma práctica es acudir a los orígenes de la fundación de una empresa. Buscar en su historia y los valores que sustentaron su fundación. Otra es cuestionarse preguntas sobre el futuro del modelo de negocio en un mundo cambiante. Esta última es muy importante para poner el foco en el futuro, allí donde nos dirigimos, las tendencias futuras o cómo nos adaptamos a los cambios.

Las empresas que estructuren un propósito, lo activen y que se comprometan con la sociedad, serán recompensadas por todos sus grupos de interés y estarán preparadas contra la incertidumbre que nos rodea.

En UnLimited Spain estamos comprometidos con el cambio social y medioambiental que pueden conseguir las empresas. Impulsamos a líderes empresariales y emprendedores para que se conviertan en agentes de cambio. Si esto resuena contigo, cuenta con nosotros para acompañarte en acciones alineadas con tu propósito empresarial que ayuden a tu organización a crecer.

Te puede interesar